Un museo con mil voces y colores

Un museo con mil voces y colores

Un museo con mil voces y colores. Así se llama el nuevo proyecto audiovisual que hemos creado en colaboración con la asociación Patrimonio para Jóvenes y el videógrafo Pablo Beorlegui Otano. Un experimento sociológico, una búsqueda.

¿Cómo miran la pintura personas de distintas edades, perfiles, creencias y culturas? Buscamos que, a través de sus miradas, la ciudadanía no sea mera espectadora o consumidora de los contenidos del museo, sino protagonista de la visita y promotora de la propia entidad visitada.

¿Asumimos que una pintura, igual que un libro con cada lector, cobra distinta vida según quién sea el espectador?

Diez invitados nos cuentan sus impresiones, experiencias y evocaciones vividas mientras observan un óleo de Maeztu.