Fondo pictórico

La colección permanente

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11

Decoración Palacio de Carlos V/Diana cazadora en el Palacio de Carlos V

Nº de inventario: 107


Tema: Alegoría
Técnica: Dibujo sobre papel
Fecha: 1932
Medidas: 19 X 47 cm

DESCRIPCIÓN

Boceto para decoración mural, de amplio escenario y compleja composición, escenográfica y decorativa. Se presenta un espacio natural con dos montículos, uno a cada lado. Las suaves vertientes de ambos coinciden en el centro del espacio plástico, viéndose al fondo el agua encalmada del mar, con unos barquitos a lo lejos. Destacándose sobre él, aparece Diana vestida con ligeros velos y la  cabellera al aire. En sus manos un arco. Permanece en pie sobre el lomo de un ciervo, que levanta las piernas anteriores en una cabriola. Antepuestos a él, otros dos ciervos escalonados, en idéntica posición, mirando todos a nuestra derecha. Sobre el montículo izquierdo unas casas, con dos torres sobrepuestas y unos árboles. En el montículo contrario unos jinetes, que parecen heraldos. Tras la ladera asoman unas casas a la izquierda y la torre almenada de un castillo a la derecha. El campo anterior a este como telón de fondo, presenta ciertas irregularidades. En parte bien visible a la derecha un noble personaje, bien vestido, adelanta el brazo derecho como para dar una orden: es el emperador Carlos V. Unos fusileros y timbaleros están junto a él, en posición menos preferente. Al pie del montículo derecho y tras el emperador desfila una carroza tirada por tres troncos de caballos, precedida y se da de fusileros en formación. Al centro de la composición y en primer término dos ayudantes sujetan una reala de perros tocando el cuerno uno de ellos. En los ángulos, equilibrando el conjunto, se muestran diversas figuras, cortadas en parte por el marco. A la izquierda, escalonados en altura, tres jinetes, soldados provistos de largos mosquetones que espolean a sus caballos, haciendo cabriolas éstos. A la derecha dos monturas escorzadas dándonos la grupa y moviendo el cuello hacia la composición, al tiempo que lanzan un relincho. El dibujo no entra en detalles, pero sí establece con gran atención las proporciones de las figuras en función de las distancias. Por ello hay una cuidadosa composición y planificación basada en la variedad y equilibrio de masas. Sin ser grandilocuente tiene aspecto épico. La tinta se aplicó de forma irregular, tendiendo a la ligereza  y transparencia en el cielo y haciéndose densa en los montículos, resaltando volúmenes y luces.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11